Usamos cookies de análisis y/o publicidad. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Cerrar Más información

Sistemas de aislamiento térmico de fachadas

Aislamiento Térmico de Fachadas

El revestimiento térmico de una fachada es más importante de lo que puede parecer, pues es el responsable de que pasemos frío en invierno y calor en verano o no. Para evitar desperdiciar aire acondicionado y calefacción y ahorrar, suele recurrirse al aislamiento térmico de fachadas.

Descubre los diferentes tipos de aislamiento térmico de facahadas

Existen diferentes recursos para incrementar estas reformas, en función de por dónde se haga y de si exige un cambio total o parcial de las paredes. Desde Artècnics, especialistas en la rehabilitación de edificios y eficiencia energética en Barcelona, se las enumeramos:

1) Aislamiento de fachadas por el exterior

En este caso, la reforma se realiza por la parte externa del edificio, no se toca para nada el interior de la vivienda, lo que reduce las molestias y no disminuye la superficie útil de la misma.

Para hacerlo, toda la comunidad de vecinos (si es un bloque de pisos y no una casa unifamiliar) debe de estar de acuerdo, pues es un trabajo general, no puede hacerse de un único piso.

Es importante contratar empresas especializadas para ello, pues es necesario conocer los mejores materiales para hacerlo y tener las certificaciones pertinentes.

Las técnicas más comunes dentro de este tipo de aislamiento son el sistema de revestimiento SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior) y con fachada ventilada.

  • El primero aplica un revestimiento hecho de mortero, protegido a su vez con un mortero mineral, que se ocupa de aislar.
  • En el segundo, en cambio, se añade a la pared ya existente una capa de aislamiento hecho con una estructura metálica.

2) Inyección de aislamiento en la cámara de aire

En caso de no poder o querer modificar la fachada general del edificio, este es un método perfecto, pues no requiere alterar ningún elemento exterior. Además, gracias a este sistema tampoco perdemos metros del inmueble.

El material que más se utiliza en la actualidad en estos casos es la espuma de poliuretano. Se introduce dentro de la pared mediante unos taladros, lo que facilita la entrada y no requiere de un mantenimiento posterior.

Cuando se inyecta esta espuma los técnicos no ven si se ha rellenado por completo la cámara, por lo que lo aconsejable es hacer una limpieza previa para evitar suciedad o restos de ladrillos que vayan a impedir el completo aislamiento.

3) Aislamiento térmico por el interior de la fachada

Este es un sistema utilizado en aquellos edificios que no permiten una reforma exterior, porque está protegido o porque no todos los vecinos están de acuerdo. Para aumentar el aislamiento se añade un trasdosado, que hará que la pared aumente unos 5cm. Por esto, hay que tener en cuenta que la superficie útil del inmueble se reducirá.

Aunque es un método muy útil contra el frío y el calor, hay que tener mucho cuidado con rematar bien todas las zonas, especialmente ventanas y puertas, pues de dejar algún espacio sin aislar entrarán fácilmente.

En caso de estar interesado en mejorar el aislamiento térmico de fachadas con alguna de estas técnicas o pedir información sobre algunas otras, póngase en contacto con nosotros en el 937 992 778 o rellenando nuestro formulario de contacto.